Capítulo I: Energía vibratoria

 

Imagina que tocas una cuerda de tu guitarra y misteriosamente no deja de vibrar emitiendo un sonido eterno. Ahora piensa que hay millones de millones de cuerdas vibrando armoniosamente y tocando la más sublime y perfecta canción que origina a todo el Universo, finalmente quita las cuerdas del escenario y piensa que solo hay vibraciones rápidas y lentas.
Cuerda vibrando
Image: Suat Eman / FreeDigitalPhotos.net
Energía vibratoria
Image: Idea go / FreeDigitalPhotos.net

Werner Heisenberg (Galardonado con el Premio Nobel de Física en 1932) dijo:

“El universo no está hecho de cosas sino de redes de energía vibratoria, emergiendo de algo todavía más profundo y sutil”           

Esa energía vibratoria es la esencia de toda la materia, de todo lo tangible, de todo lo “real”. Unas cuantas vibraciones con su propia melodía originan un Quark (son los constituyentes fundamentales de la materia), cuando los Quarks se unen se forman los Protones y Neutrones que juntos componen el núcleo del Átomo, y rodeando a este núcleo están los Electrones que son pura energía, todas estas partículas subatómicas forman el Átomo.
Representación de átomos
Image: digitalart / FreeDigitalPhotos.net

Cada elemento químico tiene una estructura atómica diferente, o una vibración diferente, porque son en esencia energía. Si se combinan 2 átomos de hidrógeno con uno de oxígeno obtenemos una molécula de una sustancia que es básica para la vida en la tierra, el agua.

El 99% del peso de una célula está dominado por 6 elementos químicos: carbono, hidrógeno, nitrógeno, oxígeno, fósforo y azufre. El agua representa el 70% del peso de una célula.
Células
Image: ddpavumba / FreeDigitalPhotos.net

Las células forman tejidos y órganos, los órganos componen los sistemas y todo en conjunto forma una sinfonía de energía vibratoria que llamamos ser humano, cada ser humano tiene su propia canción que es parte de la armonía universal.
Cuerpo humano
Image: dream designs / FreeDigitalPhotos.net

Ahora repasemos todo pero esta vez partiendo de la materia. Un diamante está compuesto de moléculas de carbono, la moléculas están formadas por átomos, los componentes de los átomos son los protones, neutrones y electrones, lo protones y neutrones están compuestos por quarks, finalmente los quarks y los electrones están formados por energía vibratoria y esa energía vibratoria emerge de algo más profundo y sutil que denominaremos “Divinidad”.

 

Los niveles de ampliación:

  1. Nivel macroscópico – Materia
  2. Nivel molecular
  3. Nivel atómico – Los protones, neutrones y electrones
  4. Nivel subatómico – Los electrones
  5. Nivel subatómico – Los quarks
  6. Nivel de vibración

Para la palabra divinidad existen tres usos diferentes, que sería posible superponer o integrar:

  • En referencia al Dios único y absoluto de las religiones monoteístas, o bien a un dios de las religiones politeístas, u otra entidad similar a un dios.
  • En referencia a poderes, fuerzas, energías, leyes o verdades que son universales y que trascienden las capacidades humanas.
  • En referencia a las cualidades de individuos o del ser humano si se considera que tiene un acceso especial a, o es parte de lo divino.

3 comentarios en “Capítulo I: Energía vibratoria

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *