Como superar la depresion en 4 pasos sencillos

Todos los artículos que he leído en revistas y en Internet sobre “cómo superar la depresión” tiene muchos consejos como:

  • Hacer deporte
  • Escuchar música
  • Tener un hobby
  • Salir con los amigos
  • Ponerse metas en el trabajo
  • Reír, bailar, cantar
  • Ir al cine
  • Etc.

La verdad es que una persona deprimida no tiene ganas de hacer nada de eso y dudo mucho que leyendo una lista de consejos escritos por alguna persona con buenas intenciones, se pueda superar este estado de ánimo tan dañino.

Todos los artículos que hasta ahora has encontrado en Internet son inefectivos porque una persona deprimida no puede aplicar los consejos bien intencionados, pero ¿Por qué?

Adicción a la tristeza

Todos atraemos las vibraciones que emitimos, si estamos tristes nos “gusta” escuchar canciones tristes, nos “gusta” ver películas tristes, nos “gusta” escuchar noticias tristes, nos “gusta” hablar con personas negativas, nos “gusta” hablar de nuestros problemas, nos “gusta” tener pensamientos tristes una y otra vez.

Aunque nos sintamos mal nos “gusta” hacer este tipo de actividades, y pongo gusta entre comillas porque es un gusto químico del cerebro. Sabemos que escuchar canciones tristes nos hace sentir más tristes y aún así las escuchamos. Si las letras de esas canciones son deprimentes nuestro estado empeora y nos llena la mente con cosas que nos hacen sentir más y más tristes.

Este gusto químico es por costumbre porque el cerebro de una persona se vuelve adicto a ciertas sustancias que se segregan cuando una persona está en un determinado estado de ánimo al igual que una adicción al alcohol o a las drogas y de cierta manera este “gusto” determina el destino de las personas. Para explicar mejor esto veamos el siguiente ejemplo:

Situación:

Un niño que vive solo con su madre y no tiene hermanos. La abuela del niño se encarga de él porque la madre trabaja 8 horas diarias.

De 2 a 4 años:

El niño se queda encerrado en su casa viendo televisión, no juega con sus amigos ni hace deporte.

Sentimientos: Soledad, falta de energía.

Su abuela no tiene paciencia y le grita cuando hace travesuras.

Sentimientos: Falta de afecto, miedo a intentar cosas nuevas.

De 5 a 7 años:

Cuando juega con sus compañeros es muy torpe y nadie quiere jugar con él.

Sentimientos: Soledad, falta de energía, discriminación.

El niño va al kínder y tiene problemas para relacionarse con sus amigos y profesores.

Sentimientos: Falta de afecto, miedo a intentar cosas nuevas, miedo al rechazo.

De 7 a 14 años:

El niño se vuelve obseso y no le gusta hacer deportes. Sus compañeros se burlan de él.

Sentimientos: Soledad, falta de energía, discriminación, odio a sus compañeros.

El niño tiene pocos amigos y es tímido con sus profesores.

Sentimientos: Falta de afecto, miedo a intentar cosas nuevas, timidez.

De 14 a 17 años:

El adolescente tiene baja autoestima por su sobrepeso y se deprime por la discriminación de sus compañeros.

Sentimientos: Soledad, falta de energía, discriminación, coraje.

El adolescente evita ir a los eventos sociales, por miedo al rechazo.

Sentimientos: Falta de afecto, miedo a intentar cosas nuevas, miedo al rechazo.

De 18 a 30 años:

El joven consigue trabajos esporádicos mal pagados.

Sentimientos: Soledad, falta de energía, discriminación.

Tiene ideas para crear su propio negocio o estudiar una carrera pero tiene miedo a fracasar.

Sentimientos: Miedo a intentar cosas nuevas.

En este ejemplo podemos observar que esta persona ha tenido los mismos sentimientos toda su vida, y es porque su cerebro se volvió adicto a esos sentimientos de soledad y rechazo lo que le provocaron pensamientos continuos acordes a estos sentimientos, generando un circulo vicioso que se alimentaba con las circunstancias externas.

Cuando el niño tenía 7 años pudo exigirle a su mamá que le inscriba a un equipo de fútbol, pero no tuvo iniciativa porque a su cerebro le gustaba los químicos que producía la soledad.

Cuando el niño tenía 9 años pudo relacionarse mejor con sus compañeros y aprovechar cualquier situación para entablar amistades, pero no lo hizo porque su cerebro se volvió adicto a los químicos que producía el rechazo.

Cuando era un adolescente de 15 años, el muchacho pudo ir a un gimnasio o inscribirse en alguna academia de futbol o cualquier otro deporte pero no lo hizo porque a su cerebro le encantaban los químicos que producía la pereza.

La soledad, la falta de afecto, el miedo al rechazo, el miedo a intentar cosas nuevas, la discriminación y la timidez tienen en común su baja intensidad. Son sentimientos débiles que producen vibraciones de poca intensidad y crean circunstancias desagradables de rechazo.

Esto lo que pasa con la depresión, todo se resume en un círculo vicioso que se inicia con una circunstancia traumática que genera pensamientos de baja intensidad, los cuales se condensan en sentimientos de tristeza que originan hábitos que producen más tristeza. El conjunto de estos hábitos da como resultado un carácter melancólico que hace que una persona sólo se enfoque en los aspectos tristes de las circunstancias.  Y estas experiencias producen pensamientos de tristeza, cerrando el círculo vicioso.

 

 

Por ejemplo:

Circunstancia: Descubres que tu esposa te engañó una vez con tu mejor amigo, pero la perdonas.

Pensamientos: ¡La Odio! ¿Por qué me engaño? ¿Me engañará de nuevo? ¿Quién será ese desgraciado? ¡Me ha decepcionado totalmente!

Sentimientos: Rabia, tristeza, inseguridad, celos, decepción.

Hábitos: Tratas mal a tu esposa, ya no quieres salir con tus amigos a divertirte, espías a tu esposa, revisas sus cosas y ya no confías en tu esposa.

Carácter: Te conviertes en un hombre de mal genio, desconfiado y triste.

Circunstancias: Tu esposa se da cuenta de que no las has perdonado de verdad y decide divorciarse y llevarse a los niños porque te has convertido en un hombre de mal genio.

Pensamientos: ¡La Odio! ¿Por qué me engaño? ¡Todo es su culpa! ¡Ella arruinó nuestro matrimonio! ¿Por qué se lleva a mis hijos?

Somos conscientes de que la tristeza es un estado de ánimo muy tóxico que no nos permite desempeñarnos a nuestro máximo potencial en nuestras actividades laborales o en nuestras relaciones sociales, sin embargo actuamos como si fuéramos adictos a una droga y hacemos todas las actividades que nos hacen sentir tristes.

Para romper este círculo vicioso debemos partir por cambiar nuestros pensamientos ya que no tenemos control total de nuestros sentimientos, ni de nuestros hábitos, ni de nuestro carácter, ni de las circunstancias a las que nos enfrentamos.

Los pensamientos son el origen de todo, nosotros decidimos lo que queremos pensar y es por eso que las personas reaccionan de forma diferente a las mismas circunstancias.

Y ahora que hemos descubierto que la depresión es una adicción, ya podemos pensar en cómo superarla.

Adicción a la felicidad

La única forma efectiva de superar una adicción es reemplazándola por otra adicción más sana e incluso productiva.

La adicción que sugiero para superar la depresión es la más sana, productiva y potente de la adicciones: LA ADICCIÓN A LA FELICIDAD

Una persona adicta a la felicidad tiene los siguientes características:

  • Se divierte todo el tiempo
  • Es alegre
  • Es asertiva (Dice lo que piensa y siente pero con respeto y amabilidad)
  • Es amable
  • Es confiada
  • Es servicial
  • Es respetuosa
  • Es solidaria
  • Está llena de energía

Para contraer esta adicción lo que tienes que hacer es probar una y otra vez todas estas cualidades de una persona adicta a la felicidad.

  • Debes divertirte y hacer todas las cosas que te produzcan alegría.
  • Debes decir lo que piensas y sientes con mucho respeto y amabilidad.
  • Debes confiar en las personas que amas y que todo problema tiene una maravillosa solución.
  • Debes tener iniciativa y hacerle la vida más fácil a los demás.
  • Debes ayudar a quien tú quieras esperando solamente que tu ayuda le sea útil de verdad.
  • Debes alimentarte muy bien y hacer ejercicio para estar lleno de energía.

Pero nada de esto será posible si no hay una circunstancia traumática o un torrente de pensamiento que rompa con el círculo vicioso de la depresión.

La experiencia traumática de felicidad

¿Qué evento me produciría una experiencia traumática de felicidad?

  • Ganarme la lotería.
  • El nacimiento de mi primer hijo.
  • El día de mi matrimonio.

Estas experiencias en verdad producen felicidad y buenos recuerdos pero solo pasan pocas veces en la vida, lo que buscamos son experiencias repetibles y cotidianas.

En nuestro ejemplo del círculo vicioso, un hombre descubre que su mujer le engañó con su mejor amigo y eso ocasiona su divorcio. Si cambiamos esto hacia una experiencia de felicidad tendríamos algo así:

“Un hombre descubre que su esposa le es fiel y que su mejor amigo lo aprecia mucho.”

El primer evento sería que en una noche romántica su esposa le dice:

“Miguel, te amo con todo mi corazón eres la razón de mi existencia, me complementas en todo aspecto y estás siempre en mis pensamientos porque eres el hombre ideal. Eres alegre, divertido, amable, respetuoso, valiente, solidario, servicial y estás lleno de energía. Yo te he sido siempre fiel y te prometo que siempre los seré, porque eres el príncipe azul con el que siempre soñé. Te amo”.

Luego en una reunión, después de unos tragos su mejor amigo le diría:

“Miguel, eres mi mejor amigo, siempre me has apoyado en los buenos y malos momentos, te considero una gran persona y valoro todas tus cualidades como ser humano. Quiero que sepas que no importan las circunstancias en las que me encuentre siempre estaré para ayudarte a disfrutar de la vida porque nuestra amistad es muy valiosa. Te quiero hermano, toma te regalo esta camiseta firmada por todos los jugadores del Barcelona.”.

La experiencia traumática que necesitamos es el reconocimiento o alguna demostración de afecto de alguno de nuestros seres queridos o de todos ellos, pero no podemos pedirles que nos digan cosas bonitas y sinceras, porque esto tiene que nacer del corazón.

Lo que podemos hacer es reconocer y demostrar nuestro cariño a nuestros seres queridos, esperando simplemente que ellos salgan del círculo vicioso de la depresión. Recuerda que tú no eres el único que oculta sus problemas, mucha gente está igual o peor que tú y solo aparenta felicidad.

Lo bueno del reconocimiento es que el amor se multiplica en ambas dirección, hacia el que da y hacia el que recibe, por eso no importa si nadie nos demuestra su aprecio o cariño, lo que importa es que tenemos la capacidad de crea experiencias traumáticas de felicidad para nuestros seres queridos.

Torrente de pensamientos

Este es un gran método para superar la depresión y consiste en un lavado mental diario, para este método hay que tener un poquito de disciplina.

Antes de dormir escribe en una hoja de papel lo siguiente:

  • Estoy alegre porque me estoy divirtiendo.
  • Digo lo que pienso y siento con respeto y amabilidad
  • Soy amable con todas las personas
  • Confío en que todo problema tiene una maravillosa solución
  • Me siento bien porque ayudo a que las personas se sientan más felices
  • Estoy lleno de energía porque me alimento muy bien y hago ejercicio todos los días.

Luego debes repetir cada oración 10 veces en voz alta y luego dibujar un gráfico que represente esa oración, por ejemplo, “Me divierto todo el tiempo” puede representarse con un muchacho muy feliz paseando en una montaña rusa.

A la mañana siguiente debes hacer el mismo ejercicio, es decir, escribir de nuevo las oraciones en una hoja de papel, pero esta vez tienes que escribir 3 acciones para cada oración en lugar del dibujo, por ejemplo, “Me divierto todo el tiempo” puede tener las siguientes acciones:

  • Me divierto jugando futbol
  • Me divierto viendo una película
  • Me divierto paseando en el parque

El Torrente de pensamientos debe realizarse todos los días.

Resumen del método para superar la depresión en 4 pasos

  1. Cada semana planifica una experiencia traumática de felicidad para un ser querido, debes ser muy meticuloso para que se sienta muy feliz, incluso puedes regalarle algo que siempre ha querido, recuerda que lo más importante es el discurso, no tengas miedo de las palabras, escribe desde tu corazón y siempre con sinceridad y amor.
  2. Practicar el método del Torrente de pensamientos poderosos cada día. Recuerda comprar 2 cuadernos de 100 hojas, una para la noche y otro para la mañana.
  3. Luego de 3 semanas deja que tus emociones te controlen, porque tu cerebro te guiará para que hagas actos de bondad que te harán sentir muy bien.
  4. Se persistente y recuerda que este método es para siempre.

 

 

4 comentarios en “Como superar la depresion en 4 pasos sencillos

  1. Movilizador artículo. Leí cantidad de libros, y es la primera vez que algo me hace click, me alienta y alimenta mis iniciativas, me da energía y esperanza positiva de alcanzar a corto plazo lo que realmente quiero y a seguir descubriendo que necesito para ser feliz y por supuesto para hacer feliz a los demás que van de la mano. Quisiera saber quien es el autor/a del artículo y una reseña. Y saber si tiene un libro publicado. Gracias!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *